beruby.com - Empieza el día ahorrando
Calidad Medio Ambiente Energías Renovables Prevención Gestión Integrada RSC /Software M.Lógico Seguridad de la información Software de Gestión Seguridad alimentaria Marcado CE e ISO 17025 I+D+i

 

 

 

 

 

 

 

Minimización

Obligaciones de la producción y posesión de residuos

            Alguna de las obligaciones que deberán cumplir los responsables de la puesta en el mercado de productos, aplicable también, en casos, a la prestación de los servicios son las siguientes:

  1. Aplicar el principio de prevención o minimización, así como facilitar la reutilización, reciclado, valorización o eliminación tanto del producto usado como de sus envases, en sus fases de diseño, fabricación, uso y destino después de su uso. A este respecto es importante destacar que el RD 952/97, impone a los productores de residuos peligrosos, la obligación de elaborar y remitir a las correspondientes Comunidades Autónomas, un Estudio de minimización de dichos residuos, por unidad producida, comprometiéndose a reducir la producción de residuos peligrosos en la medida de sus posibilidades.
  1. Gestionar directamente los residuos derivados de sus productos. Dado que este mandato, a veces empresarialmente presenta grandes dificultades, la normativa exime de esta obligación si la empresa participa en un sistema integrado de gestión, o si participa económicamente en un sistema público de gestión, quienes cumplirán el mandato legal de gestionar los residuos.

            A veces esta gestión directa se realizará estableciendo sistemas de depósito, devolución y retorno del producto, según el cual se establece una cadena que empieza en el que pone el producto en el mercado y acaba en el usuario. Todos los componentes de la cadena pagan una cantidad al recibir el producto, que queda en depósito y se reintegra cuando se devuelve el producto usado. De esta forma el producto usado vuelve a quien lo ha puesto en el mercado, quien se encargará de gestionarlo adecuadamente. Este es el caso aplicado con los envases y que posiblemente se adoptará con otro tipo de residuos identificables.

  1. Informar periódicamente a los órganos competentes de las Comunidades Autónomas donde se ubiquen sus instalaciones, de los residuos producidos en el proceso de fabricación y de los resultados cuantitativos y cualitativos de las operaciones realizadas.

            Se permite que estas obligaciones puedan cumplirse mediante acuerdos voluntarios aprobados por las admnistraciones públicas competentes y los convenios de colaboración

            Las obligaciones de los productores de residuos se detallan en el RD 833/1988, dentro de las cuales se quiere resaltar la obligación de llevar un Registro y de realizar la Declaración anual. El productor de residuos peligrosos esta obligado a llevar un registro en el que conste la cantidad, naturaleza, identificación, origen, métodos y lugares de tratamiento, así como las fechas de generación y cesión de los residuos. Anualmente el productor de residuos peligrosos  deberá declarar al órgano competente de la Comunidad Autónoma, el origen y cantidad de los residuos producidos, el destino dado a cada uno de ellos y la relación de los que se encuentren almacenados temporalmente, así como las incidencias relevantes acaecidas en el año inmediatamente anterior. La declaración Anual de Productores de Residuos Peligrosos se debe realizar cumplimentando el modelo que figura en los artículos 38 y 39 del RD 833/88.Gestión de residuos

            La Ley de Residuos, exige someter a autorización administrativa de la administración ambiental competente, la instalación, ampliación y modificación sustancial y traslado de industrias o actividades generadoras o importadoras de productos de los que pudiera derivarse la generación de residuos peligrosos. Como novedad, no contemplado en anteriores legislaciones, las autorizaciones “determinarán la cantidad máxima por unidad de producción y características de los residuos que se pueden generar, para lo cual se tomará en consideración, entre otros criterios, la utilización de tecnologías menos contaminantes en condiciones técnica y económicamente viables...” con lo cual se está adelantando a las exigencias de la Ley 12/2002 sobre Control Integrado de la Contaminación.

            Los pequeños productores de residuos reciben un trato específico. El citado RD 833/1988 define a los pequeños productores como aquellos que generan o importan menos de 10.000 Kg al año de residuos peligrosos. Adquieren este carácter mediante su inscripción en el Registro, que a tal efecto, llevan los Órganos Competentes de las Comunidades Autónomas. La solicitud se hace mediante un formulario generado por el citado Órgano Competente de la CCAA. Los pequeños productores están exentos de hacer la Declaración anual de residuos peligrosos, de la autorización administrativa de instalación y del seguro de responsabilidad civil.

Minimización

            En la Ley de Residuos se recoge la posibilidad de que el Gobierno establezca objetivos obligatorios de reducción, así como de reutilización, reciclado o de valorización, y remite al desarrollo normativo, la fijación de dichos objetivos. Es de notar que en la Ley de Envases y Residuos de Envases y en legislaciones específicas sobre ciertos productos, se han establecido objetivos de reducción, reciclado y valorización de los residuos de envases generados, dado que venia obligado por la Directiva 94/62/CE, con excepción de los objetivos de reducción, que solamente son exigidos en nuestro país.

            La reducción en la generación de residuos es el primer objetivo para lograr una correcta gestión de los residuos y que figura en los programas de las Administraciones Comunitaria, Estatal y Autonómica.

            Se entiende por Minimización de los residuos y emisiones de un proceso productivo en una industria, la adopción de medidas organizativas y operativas que permitan disminuir hasta niveles económica y técnicamente factibles la cantidad y peligrosidad de los subproductos y contaminantes generados (residuos y emisiones al aire o al agua) que precisan un tratamiento o eliminación final. La minimización implica no solamente la reducción de la cantidad de materia prima y energía que exige el proceso, sino además medidas de reutilización y reciclaje dentro del proceso o de la organización.

Razones para la minimización.

            La minimización no supone una concepción simplemente técnica, sino que se precisa su incorporación a la filosofía de gestión de las organizaciones, asumida por la dirección, y con incidencia en las políticas de todos los departamentos y en el quehacer de los empleados.

            Existe unanimidad en que la minimización constituye  la opción ambientalmente prioritaria para resolver el problema de los residuos y emisiones de las empresas, y también una brillante oportunidad económica para reducir los costes productivos y lograr otras mejoras inducidas y, por tanto, aumentar su competitividad. La minimización es necesaria y está justificada por las siguientes razones:

Legales: la legislación  es cada vez más exigente, y en ocasiones sólo se puede satisfacer adoptando medidas de Minimización:
Técnicas: En su doble vertiente de tratamiento de los contaminantes y de procesos de fabricación. En algunos casos es imposible técnicamente tratar o eliminar los residuos y emisiones de forma adecuada.
Políticas: En algunas zonas se han prohibido ciertas opciones de sistemas de eliminación para determinadas substancias o se requieren sistemas muy perfeccionados y caros.
Sociales: La opinión pública es reacia a la creación de ciertas instalaciones necesarias, de modo que se carece de ellas y sólo están disponibles en otros países.
Económicas: El coste del tratamiento de algunos residuos es elevado. Además al no disponer de algunos sistemas de tratamiento, resulta expresamente caro para la empresa enviar estos residuos a una planta adecuada, fuera de la zona, e incluso fuera de España.
Fiscales : Los “nuevos instrumentos económicos” y la fiscalidad de ellos derivada, van a incentivar económicamente los esfuerzos empresariales de minimización, mediante impuestos, tasas, exenciones fiscales etc.
Por exigencia de los Sistemas de Gestión Medioambiental: Con frecuencia y como resultado del proceso de implantación de un sistema de gestión medioambiental (ISO 14000, EMAS..).
Por calidad: Gran parte de las medidas de minimización suelen reportar mejoras de la calidad de los productos y del ambiente de trabajo, con sensibles repercusiones en la productividad.
Por imagen: La creciente preocupación medioambiental de la sociedad hace que la apuesta de una empresa por la minimización pueda reportarle una mejora de imagen corporativa. En países donde existe una mayor transparencia en la información sobre los residuos y emisiones que produce cada empresa, éste suele ser el principal factor motivador de la adopción de opciones de minimización, seguido por el económico.

Orígenes y causas de la generación de residuos

            En este apartado se presentan las causas y los factores operativos determinantes de la generación de residuos y emisiones, y su posible control. No se trata de un conjunto de conceptos disjuntos y homogéneos, pues en la realidad las causas no tienen ese carácter, y pueden darse simultáneamente varias de ellas, tanto del mismo como de distinto orden o nivel.

            Los residuos pueden generarse en las siguientes fases:
                        En el proceso de fabricación o producción
                        En los controles de calidad.
                        En el transporte.
                        En la distribución y comercialización.

En el proceso de fabricación o producción

            Son numerosas las circunstancias que se presentan en la producción y que puede originar una generación de contaminantes que potencialmente pueden reducirse.

            En primer lugar influye la calidad de la materia prima, pues muchos contaminantes se arrastran como consecuencia del uso de materia prima de baja calidad o de subproductos contaminados, originarios de otros procesos.
            El proceso utilizado, o las reacciones químicas adoptadas con criterios antiguos pueden originar contaminantes.
            La obsolencia de procesos, la falta de adiestramiento en los operarios o la falta de mantenimiento, que origina vertidos accidentales o productos de baja calidad.
            Las nuevas tendencias sobre ecodiseño, pretenden ir a procesos productivos mas respetuosos con el medio ambiente.

En los controles de calidad.

            Las exigencias del mercado obligan a las empresas a implantar sistemas estrictos de control de calidad, desechando productos, que con frecuencia no tienen ninguna utilidad y por tanto son residuos. El origen de estos residuos está en un proceso productivo mejorable.

En el transporte.

            El transporte es otra posible fuente de contaminantes que se debe analizar. Como consecuencia del transporte dentro y fuera de la empresa, se generan numerosos residuos, como vertidos accidentales o deterioro de productos, en sus procesos de fabricación o una vez acabados.

En la distribución y comercialización

            La comercialización de los productos genera residuos de envases, productos caducados o productos de retorno. El envase comercial origina grandes volúmenes de residuos, que con frecuencia deben recogerse, par su gestión, en los comercios. Como consecuencia de las exigencia de la Ley de envases, se han producido grandes modificaciones en el envasado industrial, con medidas que contemplan reducciones de volúmenes o envases normalizados reutilizables que gestiona una empresa o pool de empresas.

Métodos y técnicas de minimización

            Las técnicas y procedimientos de minimización tienen cabida en cualquier proceso productivo y pueden ser muy diversos, sin embargo no tienen porque estar basados en tecnologías punta o requerir grandes inversiones de capital. Muchas técnicas son simples cambios en el manejo de materiales o buenas prácticas de mantenimiento. Estas técnicas pueden ser aplicadas a una amplia diversidad de industrias e implicar, tanto residuos especiales como no especiales. Las técnicas de minimización se pueden dividir en cuatro grupos principales:

Gestión de inventarios

            a)         Control de stocks
            b)         Manipulación de productos y materias primas

Modificación de los procesos productivos

            a)         Cambios de productos, materias primas y otros materiales que intervienen en los procesos
            b)         Mejoras y cambios en los equipos
            c)         Mejora de los procedimientos de operación y mantenimiento
Reducción de volumen
            a)         Segregación en el origen
            b)         Concentración
Reciclado y recuperación
            a)         Utilización directa en procesos productivos
            b)         Reenvío de los residuos y subproductos al proveedor
            c)         Empresas dedicadas al reciclaje
            d)         Intercambio de subproductos. Bolsas de subproductos
            e)         Recuperación de materias primas y energía

            Existen numerosos manuales que pueden ayudar a la empresa a realizar programas de minimización. Alguno de ellos es el Manual MEDIA (Minimización Económica de Impacto ambiental) del Ministerio de Industria, o  Manual de Minimización de Residuos y Emisiones Industriales del  Instituto Cerdá. EMGRISA ha realizando y publicado varios de estudios de minimización para diferentes sectores industriales.

 

Contacto Respuestas a tus preguntas Links de Interés

Copyright 2009 . All Rights Reserved.Getion-calidad.comPolítica de Privacidad